martes, 29 de noviembre de 2011

Y Llega Diciembre

Se acerca este mes que tanto me deprime. Diciembre un mes en el que recuerdo a mis amigos, que ya no están conmigo, porque el tiempo nos cambió, o  porque elegimos diferentes caminos, amigos que ya no son, amigos que nunca fueron y amigos que siguen siendo en la distancia. Ya viene este mes con luces y músicas, "alegría"  por doquier, pero para mí recuerdos que me preguntan ¿Sos feliz?.


Y si, tengo en mente aquél recuerdo de mi padre dormido en Navidad en  la mesa de nuestro comedor, claro luego de tomarse unos traguitos, también viene a mi mente momentos felices que me gustaría volver a vivirlos. Trato de  no caer en depresión siempre que llega esa esperada fecha, "24 de diciembre", y escucho sin importarme la letra de aquélla canción de Marco Antonio Solis, "Navidad sin tí", y será acaso que cualquier canción me entristece en esta época. No lo sé, pero de algo estoy segura, y es que no me gusta este mes que llega. 

Diciembre además de ser un mes donde todos andamos como locos, como si el mundo se terminara al final de este mes, donde todos tratamos de arreglarnos con los demás (caretas), de no tener rencor en el alma simplemente porque se termina el año (pues no perdonamos tanto en otra época como en este mes), donde tratamos de sonreir todo el tiempo, donde compramos todo lo que podamos con el aguinaldo, y tratamos de mostrales a todos que somos felices y que despedimos el año de la mejor forma, con una majestuosa cena para ese 24, y que no nos falte nada, ni el vino, ni la sidra, eso no por favor, que nos alcance para el chanchito, para la ensalada, ah!!! y para los invitados el clericó, todo, tenemos que tener todo porque quién sabe si habrá otra cena de Navidad. Cuando en realidad el sentido de esta fiesta es festejar la venida del niño Jesús al mundo, él nació, según la biblia o lo que nos dijeron, en un establo en condición bastante humilde, y porqué no hacer un gesto de solidaridad en honor a ese día y pasarla humildemente sin tanta necesidad de mostrar lo que gastamos, por qué no dejar de comprar tantas ropas o comida sólo para  llenarnos hasta explotar en un sólo día. Por qué no dejar de lado esa careta que solemos ponernos en este mes para estar "en paz", y no sólo perdonemos a la gente en este mes, que sea todos los días pues todos nos equivocamos y en cualquier época del año.

Diciembre un mes donde gastamos todo lo que nos venga en gana con la excusa perfecta de que llega Navidad y fin de año. No me gusta este mes sólo porque me entristece algunos recuerdos, o porque la canción "Navidad sin tí" me haga lagrimear de vez en cuando, (a pesar de escucharla desde que tengo uso de razón). No me gusta porque la mayoría ni siquiera sabe lo que significa la Navidad, y talvez tampoco lo sepa yo, pero me da pena ver a la gente consumir lo que el mercado les ofrece con tal de sacarle todo el dinero que tenga. Diciembre un mes que a muchos les gusta y que a mí me gustaría suprimirlo.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Talvez sea una señal

Me hubiera gustado escribir algo alegre pero resulta que no me siento así y a pesar de que hace unos días fue mi acto de graduación, y estuve muy feliz pero cometí un pequeño error, invité a todo el mundo, y entre ellos los únicos que asistieron fueron dos personas que son amigos míos, pero uno de ellos es alguien muy especial, y el resto no se fue. Me puse muy feliz al verle trajeado y todo, pero como en ocasiones anteriores cuando se supone que debo estar feliz me deprimo. Me pasó cuando ingresé a la facultad, me pasó cuando defendí mi tesis y ahora me pasa lo mismo.


Nosé si es algo que sólo yo busco, pero me he sentido muy mal, muy triste estos días, y aunque sólo le comenté a una persona, hoy tuve en mente hacer algo que no sé si me atrevo a escribirlo, pero tuve pensado hacer algo para dejar de sentir este dolor. Y más cuando esta tarde me quedé "cuidando" a mi sobrinito de 8 meses, que cuando metió una hojita de planta en su boca casi se atraganta con eso y yo no hice nada!!!! Luego mi mamá le sacó y se salvó de esa desgracia, qué gran susto nos dió, y que mal me sentí, mejor dicho,   me siento. Decidí renunciar es los bomberos y todo en un segundo.


Con ese acontecimiento me entraron aún más las ganas de hacer lo que tenía en mente, pero no sabía cómo, para eso ya apagué mi celular que iba dejarlo así.  Me fui a la misa cómo tenía pensado y luego de eso desaparecer, pero creo que Dios quiere que siga haciendo algo por acá. Al empezar la misa ya no pude contenerme y me eché a llorar, sentía mis lágrimas caer como lluvia sobre mi mejilla y mi naríz, luego de un tiempo volteé y vi que estaba un conocido, un bombero voluntario, a mi misma dirección pero un poco lejos, entonces me fui más atrás y en ese instante me vió, y luego de un tiempo se acercó y me saludó, estuvimos juntos durante la misa, es obvio que se dió cuenta de que estuve llorando pero luego de eso me llevó a casa.


Por eso digo o creo que en esas cosas que pasan, pasan por algo, creo en las señales, en las que uno sólo cuando quiere las ve, son señales que deben ser interpretadas, y creo que el haberme encontrado con él fue una señal, y gracias es esa persona estoy aquí, y justamente es una persona con la que no hablo tanto y hoy a la mañana la ví en el bus pero no le saludé porque me dije a mí misma,  "para qué voy a saludarle, es muy engreído",  y ahora estoy en mi casa escribiendo esto gracias a él.  


Talvez esta señal deba interpretarlo como una que viene de Dios o de la vida que quiere que siga acá.