domingo, 29 de abril de 2012

Paul en Paraguay, nos dió la esperanza de creer en muchos sueños más...

Hace unos días fue el gran concierto y uno de los más esperados, por décadas talvez para algunos, años por otros, pero una noche cargada de emoción y pura magia. Y Esta vez Sir Paul fue la estrella y el encargado de unir diferentes generaciones en una noche estrellada, una noche simplemente INOLVIDABLE.


Fue increíble ver a personas de distintas edades disfrutando de la misma manera de algo que nos hizo olvidar de nuestros problemas por unas horas; ver bailar a los mayores casi llorando de alegría por ver al artista de aquélla juventud, cuando de seguro pensaban que nunca lo podrían ver tan cerca  como lo fue aquél martes 17 de abril de 2012, fecha que creo que nunca será olvidada por ellos, no tiene precio.

Estar allí presente entre tanta gente de toda clase me hizo ver que todos tenemos un motivo o una motivación para seguir asistiendo a un concierto, o talvez a algún lugar para disfrutar de lo que a todos nos gusta, que es la música. Ver a tanta gente reunida y tan feliz como aquélla vez olvidándonos del mañana y viviendo solo ESE MOMENTO, fue simplemente único e inolvidable, fue como volver a la niñez o adolescencia, donde solo nos importaba (como ya lo  dije) "ese momento".

Aunque no a todos les guste Sir PAUL Mc Cartney, estoy segura que a la mayoría sí, y que el haber venido a mi querido PARAGUAY, ha sido un sueño hecho realidad para muchas personas que nunca ni imaginaron que eso sucedería, por esos y por los que todavía creen en los sueños es lo que vale la pena seguir luchando y apostando porque en nuestro país sí se pueden realizar estos tipos de eventos y mucho más.

Paul nos trajo su carisma, nos cantó, nos hizo vibrar con su música y de paso cumplió el sueño de muchos y nos dió la esperanzas de apostar a mucho más...






viernes, 20 de abril de 2012

Mi papá cumplió 70 años de pura vida.

Mi papá hoy cumple 70 años de vida, vida de ejemplo, sacrificio, lucha, trabajo, generosidad y sobre todo mucho amor. Este es mi papá, que se emociona y llora cuando no puede ocultar su felicidad, que se enorgullece cuando sus hijos logran su sueño, que lagrimea cuando le ve a su primer nieto que empieza a crecer y que salta de emoción y alegría cuando le das una sorpresa ...





¡FELICIDADES PAPÁ!

lunes, 9 de abril de 2012

De los errores...

Muchas veces decimos cosas sin pensar, otras pensamos mucho para hablar y al decidir hablar ya pierde  sentido. Aveces sin pensar hacemos cosas cuando no debimos hacer nada.


A medida que pasa el tiempo  no hacemos más que aprender de lo que habíamos errado, de lo que no habíamos reflexionado antes. Nos ponemos a pensar recién luego de un tiempo sobre lo que hemos dicho, hemos pensado o hemos hecho. Recién después de un tiempo sentimos que hemos fallado, o que hemos herido a los demás, y talvez sin querer, pero la herida ya está hecha y sólo nos queda aprender de esos errores.


Con el tiempo nos arrepentimos y nos resignamos a aquél error que cometimos, también nos culpamos de todo lo malo que hemos sido, pero si darnos cuenta que son errores que debemos cometer para aprender de ellos. Y es así que me di cuenta de todos mis errores que aunque me duelan, siempre me van a servir para recordar que no debo volver a cometer los mismos errores. Como cuando por envidia o simplemente inmadurez juzgue a varias personas por sus actos sin conocerlas personalmente. Recuerdo aquélla vez que no invité a una amiga a mis 15 años por inmadura nada más, y luego de un tiempo me envió una carta diciéndome lo mucho que le dolió el no haberla invitado. También recuerdo aquéllos días durante la academia de los bomberos cuando era muy dura al tratarle a una camarada porque simplemente era más ingenua e inocente, recién un tiempo después me dí cuenta de lo dura que era con ella y sin sentido alguno. Cuando no había ayudado a dos bomberos voluntarios para auxiliar a una víctima porque estaba apurada haciendo una gestión pero me quedé a observar cómo trabajaban, de eso estaré arrepentida toda mi vida tratando talvez de autojustificarme. Otra que viene a mi mente en este momento fue cuando era el cumpleaños de mi papá, y yo tan enamorada, si se puede decir enamorada, me fui a la facultad y llegué super tarde a casa, y me entero que mi papá me había estado esperando mucho tiempo hasta que no aguantó más y se fue a dormir, aparte de haber estado ya tomando, ese día nunca lo voy a olvidar, porque me dolió tanto el haberlo dejado así, y aprendí que siempre primero estará mi familia, pase lo que pase.


Aveces nos duele recordar la realidad que vivimos y la que hemos pasado en algún momento, como cuando un día había llegado a casa, con un nuevo look, me fui al fondo de la casa para mostrar mi corte de pelo pero cuando le hablé y le mostré lo hice al pedo porque mi papá estaba tan en pedo que se quedó dormido en el sillón, luego de un instante me percaté que estuve hablando al aire, ya que nadie más estaba.


Así tantas veces fallamos y tantas veces no culpamos sin aceptar que somos humanos y talvez esos errores son necesarios para crecer y aceptar que los demás también pueden lastimarnos, sin querer, o talvez sin darse cuenta. 


Si tuviera la oportunidad de volver en el pasado o por lo menos de poder aclarar las cosas que me equivoqué o de pedir disculpas a las personas que herí lo haría, pero el tiempo ya se encargó de eso y ahora quizás ya no sirva de nada, si llamo a la amiga  a quien no la había invitado a mi 15 años, talvez me diga que eran cosas de adolescentes o talvez ya ni lo recuerde, o si pido disculpas a a mi papá por haberle dejado plantado en su cumples es muy probable que tampoco lo recuerde, y así el tiempo va sanando las heridas pero el dolor que algunas veces causamos talvez no lo olvidaremos nunca, los que cometemos los errores, los que lastimamos, sin querer o no, somos los que con el tiempo nos damos cuenta del dolor y no olvidaremos, sin embargo los que fueron heridos, al contrario de nosotros con el tiempo se van olvidando de   las heridas. 


Pero una cosa que todavía debemos aprender es que los errores nunca son para mal, que uno nunca elige equivocarse y que aceptarlo es parte del aprendizaje.
Aprender a aprender es tarea de todos los días y aceptar nuestros errores para no volver a cometerlos es tarea que lleva su tiempo. 


De los errores se aprende...

lunes, 2 de abril de 2012

Promesa a mí misma

A propósito de leer frases célebres, estoy tratando de dedicarle más tiempo a la lectura, y leer cosas más interesantes y que tengan que ver con el desarrollo social, o cosas que se refieran a la comunicación y la sociedad, que me interesan mucho, pero que lo dejé de lado por cuestión de tiempo y por culpa del vicio de las redes sociales que me agarró desde hace unos años.


Estuve leyendo algo que no tienen nada que ver pero me ayudó para subir mi autoestima, un libro de "autoayuda", con lo que no me gustan esos tipos de libros pero de vez en cuando necesitamos leerlos.


Ahora estoy empezando a leer un libro nuevo que acabo de comprar, se titula "El método Obama" Las 100 claves comunicativas del hombre que ha revolucionado el mundo, de Repert L. Swan. Me llamó mucho la atención puesto que se refiere a técnicas, por decirlo de una manera, de comunicación y más aún porque se trata de un análisis por decirlo también así, de la forma de comunicarse durante su candidatura, del actual presidente de EE.UU, Obama. 


Luego de leer esto estaría dedicando mi tiempo a leer más novelas clásicas y poemas si me da el tiempo, además de leer los blogs que sigo y me encantan. 


Ojalá esta semana me ayude a cumplir con esto ya que sería semana santa y tendré más tiempo.


Un gusto escribir y seguir leyendo los blogs cuando pasó por aquí siempre aprendo algo, ya sean cosas simples del día a día o profundas de la vida, ahora a seguir con mi propia meta: Leer más. La vida en parte es leer historias ajenas y escribir nuestra propia historia.


P.d: Alguna vez leí por ahí que uno debe leer primeramente para poder escribir. Más lógico, imposible.